Confidencialidad abogado-cliente

La confidencialidad o privilegio abogado-cliente es una regla que preserva confidenciales las comunicaciones entre abogados y sus clientes. Bajo los efectos de esta regla, los abogados no pueden divulgar los secretos de sus clientes, ni forzarlos a que lo hagan ellos mismos. El propósito de este privilegio es alentar a los clientes a ser completamente abiertos con su abogado, ya que mientras de más información dispongan éstos, mejor podrán representarlos.

Attorney

Generalmente, el privilegio abogado-cliente se aplica cuando:

– El cliente (actual o potencial) se comunica con el letrado en busca de consejo legal.

– El abogado actúa en carácter de consejero profesional (en lugar de, por ejemplo, un amigo).

– El cliente manifiesta su deseo de que la comunicación entre ambos sea privada y actúa en consecuencia.

Los abogados no pueden revelar las comunicaciones con sus clientes (orales o escritas) que dichos clientes les pidieron mantener privadas. Un abogado que recibió información confidencial de un cliente no puede divulgarla a nadie que no forme parte del equipo legal que trabaja con él sin el expreso consentimiento del cliente. En ese sentido, el privilegio es del cliente y no del abogado, en cuanto es este último quien puede decidir abandonar o hacer valer dicho privilegio, y no el abogado.

El privilegio aún es válido incluso después de que la relación cliente-abogado haya culminado, y sigue vigente aun cuando el cliente haya fallecido. En otras palabras, un letrado jamás puede ventilar los secretos de un cliente, pasado, presente o potencial, salvo que algún tipo de excepción legal pueda llegar a aplicarse.

Si necesita consejo legal por cualquier cuestión, reside en Coruña y se encuentra en duda acerca de si acudir o no a un abogado por miedo a la información que necesite brindarle, no tiene nada que temer. Para los abogados de Coruña, el privilegio abogado-cliente es igual de válido que para cualquier otro letrado de España.